El hombre es una errata pensante” (Machado de Assis)

lunes, 21 de marzo de 2011

En mi clase somos más de 100 personas. Si se multiplica esa cifra por todas las universidades españolas que imparten la carrera se obtienen miles y miles de periodistas cada año con unas expectativas muy altas para encontrar el trabajo de su vida. Tanta gente buscando un puesto es inviable ya que no todos lo encontrarán.

¿Y qué marca la diferencia entre los parados y los que empezarán a trabajar? Si obviamos el enchufe, la respuesta es la formación. Como estudiante de periodismo, soy consciente de que a cuantas más clases o cursos asista mejor me irá a partir del día salga de la universidad. No sólo porque sabré enfrentarme a las tareas que me manden desarrollar, que también, pero principalmente, porque mi currículum se alargará considerablemente. Y es que parece que los empresarios contratan según el peso del currículum.

Por esta razón, ¿por qué no estudiar idiomas? Además, dada la sociedad multiculural, interconectada y global en la que vivimos no estaría mal que pudieramos comunicarnos con gente que esté fuera de las fronteras de nuestro país, que son muchas. Como no podemos esperar que otros hablen nuestra lengua, ¡hablemos nosotros la suya! El aprendizaje de otro idioma es muy complejo pero muy satisfactorio a largo plazo. Además cuantas más aprendas, más sencillo te parecerá conocer la siguiente. 

Sé que no hablo de nada nuevo, pero no está mal recordarlo de vez en cuando.
video

video

Periodistas no son sólo los que presentan el informativo o hablan en la radio. Para que ellos puedan decir lo que dicen es necesario que exista un duro trabajo por detrás. Y es que el periodismo de investigación va más allá de Callejeros. Para que un programa salga adelante decentemente tiene que haber un trabajo anterior de producción. Es lo que más cuenta para la calidad de los contendos pero paradójicamente, al no estar expuesto al público, es poco considerado. Ya sea para conocer los datos de un entrevistado o contrastar las fuentes de las que viene la información es necesario que haya periodistas trabajando. Desde este humilde blog, quería hacer reconocer el trabajo de estos equipos.
video video

domingo, 20 de marzo de 2011

El periodismo es tan rico como la variedad de gente que lo demanda. El periodismo científico, el cultural y el político son algunos ejemplos. Cada uno trata distintos aspectos de la actualidad. Y últimamente algunas de estas fronteras se están confundiendo. Me estoy refiriendo al periodismo deportivo y el sensacionalista.

Y es que puede que interesa más una pareja besándose en la grada que el propio partido de dos equipos de segunda. Sólo hay que ver algunos noticiarios deportivos en los que en vez de hablar de los goles y el rendimiento de un jugador se habla de la última pareja de un futbolista famoso. Y esto, aunque puede llamar la atención de un público concreto, no es serio. O al menos, los periodistas deportivos no deberían ocuparse de ello. 
video

video
PD: aprovecho para destacar el trabajo de otros blogs que me ayudan a hacer mi trabajo como malaprensa o periodistas 21.
En el artículo 20 de la Constitución española se diferencia, por el contrario que otros documentos oficiales, entre libertad de expresión y libertad de información. El matiz que las distingue no es muy grande pero es vital que las instancias judiciales lo conozcan para aplicar la pena correspondiente.

La libertad de expresión abarca el derecho a difundir libremente las ideas u opiniones propias ya sea utilizando la voz u la palabra escrita. Es decir, podemos hablar de nuestros pensamientos siempre y cuando no lleguen a fomentar el odio hacia otras personas. Con respecto a este derecho, los periodistas tenemos que saber que está permitida la crítica, evitando los insultos no necesarios. Incluso aunque la crítica moleste al receptor es lícita.
Por otra parte, la libertad de comunicar y recibir información que, como futura profesional de la comunicación, me atañe más. Los límites de este derecho son más restringidos. Así, la información catalogada en este derecho debe cumplir dos requisitos: el de veracidad y relevancia. A diferencia de lo que generalmente se cree, veraz no es lo mismo que verdadero. Algo verdadero es algo que no encierra ninguna mentira mientras que la condición principal de la veracidad es que exista una contrastación de fuentes. Por otro lado, las informaciones transmitidas por lo medios tienen que ser relevantes, es decir, que ayuden a formar la opinión pública ya sea por la materia de la que hablen o las personas que en ella aparezcan. Muchos habrán pensado al leer la línea anterior: ¿y el periodismo del corazón? Desde el Caso de María Reyes (modelo que denunció tras ser fotografiada haciendo topless) queda amparado en la Constitución Española la existencia del interés frívolo. 

 Lo peor de todo es que esto no es un "detrás de las cámaras" sino precisamente es lo que emitieron

Os dejo el enlace a este blog donde se explica un error grande de telemadrid

La ética periodística es algo olvidado por algunos profesionales de la comunicación. Está claro que desde arriba lo que quieren es vender periódicos o ganar más dinero con la publicidad. Y eso es lo que van a exigir a los trabajadores. Por una parte, el que escribe la noticia no olvida lo que le enseñaron en la abarrotada clase de la universidad: “ajústate a los criterios de veracidad y relevancia”. Pero por otro lado, su teléfono no para de sonar con el director de su empresa recordándole lo mal parados que han quedado en el último EGM.

El sensacionalismo ha invadido las noticias. Si se puede dar un titular de un modo que llame más la atención del receptor ¿por qué no hacerlo? Sin embargo, la línea entre un titular atractivo y otro que está inventado es muy fina. Pero un periodista serio debe poder distinguir cuando el principal objetivo es conseguir dinero y cuando transmitir una información. Queda en nuestras manos. 




video 

 La salamandra NO es un REPTIL sino un anfibio

sábado, 19 de marzo de 2011

La función de los corresponsales en otros países es ahora más importante que nunca. En España queremos saber lo que ocurre en la revuelta de Libia al segundo, en Estados Unidos quieren saber con menos de 5 minutos de diferencia qué sucede en las centrales nucleares japonesas. Y la forma más fiable de saberlo es en persona. Mandando a un corresponsal al lugar de los hechos, los medios se aseguran tener una experiencia en primera persona de los sucesos.

Especialmente en las revueltas de los países árabes o en diversos conflictos en China, los corresponsales tienen una figura imprescindible. Los gobiernos de los países que carecen de democracia no quieren dejar salir las noticias sobre su deplorable conducta nada de acuerdo con las libertades. Sin embargo, los corresponsales intentarán difundir lo que realmente sucede para que desde la distancia juzguemos la situación. A pesar de ello, muchas veces son acallados en nombre de la justicia. Nada de lo que se diga se acerca a lo que sufren y los peligros que corren los corresponsales que hacen su trabajo en sitios con conflictos. Las jornadas son muy duras no sólo por las dificultades que el terreno entraña sino también porque trabajan las 24 horas del día. Un duro trabajo que, por otra parte, no rechazaría. 

Benjamin Frankiln, no fue presidente por mucho que diga El País http://es.wikipedia.org/wiki/Benjamin_Franklin
video
 

Muchas veces los errores cometidos en los medios de comunicación están relacionados con la falta de conocimiento del tema por parte del periodista. En algunos medios, la misma persona que escribe sobre una catástrofe nuclear tiene que redactar una noticia acerca de una exposición de cuadros de Ribera. Y, a no ser que tenga dos o tres cerebros, nadie puede ser un experto catedrático en física y a la vez conocer cada detalle de la vida y pintura de un pintor barroco. Lo ideal sería que fueran dos profesionales distintos los que escribieran cada noticia. Un periodista especializado en física escribiera la noticia rde su campo y aquel que se haya interesado y estudiado arte redactara la noticia sobre la pinacoteca. En relación con esto, mucha gente defiende que sería mejor que un graduado en física divulgara la noticia.

Sin embargo, no hay que olvidar que el periodista es precisamente un profesional de la comunicación, a diferencia del licenciado en física, por lo que conoce las claves para difundir mejor los acontecimientos. El equipo de redacción utópico está formado por varios periodistas, cada uno especializado en un tema concreto. Sin embargo, los medios son empresas que buscan su beneficio y por tanto no les compensa contratar a tantos trabajadores, además de que la cantidad de temas a abarcar es infinito. Por lo que, aunque quizá no es lo más correcto para difundir las noticias de temas específicos, los medios buscan periodistas-abanico que puedan hablar con propiedad, aunque no profundamente, de una gran variedad de temas saliendo de ese modo del paso. 

video

Asombrosa esta noticia cuyo titular es "un conductor EBRIO mata a la hija de Toni Cantó" y más abajo se puede leer "Hay indicios de que el conductor de la furgoneta iba bebido". Viva la presunción de inocencia. 

viernes, 18 de marzo de 2011

Una de las 95 tesis de The Cluetrain dice:

“Al usar un lenguaje que resulta distante, poco atractivo, arrogante, levantan muros que las distancian de sus mercados.”

Y es que cuando lees un periódico o escuchas a alguien hablar por la radio o la televisión quieres entender lo que dicen sin tener que hacer un esfuerzo desmesurado. No es cómodo tener que llevar un diccionario siempre para buscar cada una de las rebuscadas palabras elegidas por el pedante periodista que quiere dejar constancia de que es la persona más inteligente sobre la Tierra. Utilizando un lenguaje pomposo, su discurso no tendrá muchos seguidores porque es fácil prestar atención durante unos minutos pero no tardamos mucho en distraernos si no nos interesa el tema del que nos hablan (o no se nos presenta de una forma atractiva).

Es importante, por tanto, que los periodistas adecuen su lenguaje al público al que se dirigen. Porque indudablemente no pueden hablar igual sobre una catástrofe nuclear a un niño que a un catedrático en física. Es importante resaltar que el lenguaje es la herramienta del periodista y el objetivo de este profesional es transmitir informaciones, no utilizar las palabras más sofisticadas. La palabra es el vehículo que le permite desempeñar su labor, no obstaculizarlo.


Quizá estos periodistas tenían que haber revisado su lenguaje para no cometer estos gazapos:

video
                         video
Como he defendido ya en entradas anteriores, el periodismo se ha transformado de acuerdo a las exigencias de la nueva sociedad. El periodista deja de ser el principal participante del juego de la comunicación porque el recepto también interviene en el periodismo. Sin embargo, utilizar el término de periodismo ciudadano no es del todo correcto. O al menos, no debería serlo, en mi opinión. En todo caso, se debería hablar de periodismo donde participa la ciudadanía. Porque, aunque todo el mundo sepa comunicar, no hay que olvidar que los periodistas son profesionales de ello y por tanto, tienen mayores garantías de transmitir de una forma más transparente la información. El receptor, sin embargo, tiene el papel de interactuar con el periodista (y viceversa) expresando sus exigencias para que los contenidos se adecuen, en la medida de lo posible, a ellas. 
video


Todo claro ksjdh sdfihf iudf (Malaprensa.com)


 

Por cierto, en relación con el error sobre la traducción de BILLIONS:

jueves, 17 de marzo de 2011

Cada mañana cojo el tren en una estación donde regalan tres periódicos gratuitos. Los usuarios del tren pueden leer cada día el diario 20minutos, el ADN y el periódico Qué! La mayoría de personas lo cogen, por lo que no es extraño que a las 10 y media de la mañana los repartidores de todos ellos se hayan ido porque ya no quedan ejemplares. Pero, aunque casi todo el mundo coge un periódico, no dura más de 5 minutos con él entre las manos. Su lectura consiste en pasar las hojas buscando los deportes, secciones del corazón u horóscopo. Por supuesto, hay excepciones. Hay quienes leen y releen concienzudamente cada noticia y, juzgando su cara de reflexión, puedo asegurar que llegan a analizar cada titular.

Este periodismo gratuito es todo un triunfo. Quizá no lo asumimos como tal porque es algo a lo que estamos totalmente acostumbrados. Pero precisamente es la cotidianidad de los periódicos gratuitos lo que hace que haya habido un pequeño paso hacia delante en la profesión. Estos diarios, que funcionan gracias a una cadena de mano en mano, han conseguido que la gente conozca distintas noticias y se mantengan al corriente. Aunque sea sólo por entretenerse durante el trayecto del tren, cogen un periódico y hojean los titulares. Las noticias llegan a todo el mundo que quiera leerlas, sin ningún tipo de restricción. No hace falta tener un televisor ni una radio, sobra con acudir a una estación de tren.

Mucha gente critica la mala calidad de sus textos. Los errores son bastante comunes en este tipo de diarios. Pero para errores, los siguientes:
video

El periodismo ha encontrado en las redes sociales un gran aliado. No hace mucho un periódico online dejó un comentario en una foto de mi cuenta en la red social Tuenti invitándome a mí, y al resto de las personas etiquetadas en la imagen, a conocer su página web. Aunque sea solamente para darse a conocer, los medios de comunicación pueden aprovechar las redes sociales para promocionarse entre los interesados.
Las redes sociales, además, permiten una mayor interacción entre el emisor y el receptor. El papel del periodista cambia como consecuencia de la revolución de las redes sociales. El periodista tiene ahora una labor más completa que antes ya que, además de comunicar las noticias al público, puede establecer vínculos más directos con él. Esto es especialmente atractivo en ciertos tipos de periodismo como el de opinión, donde se pueden establecer jugosos debates a través de las redes sociales, o el radiofónico y televisivo ya que el público online puede comentar a tiempo a real el programa influyendo en su desarrollo. Además, las redes sociales permiten a los medios acercarse a un público más especializado de acuerdo a la temática de su contenido.
Redes sociales como Twitter permiten un acercamiento rápido, aunque poco profundo, a las noticias. Esto puede invitar a que personas perezosas de leer varios periódicos enteros, por ejemplo, conozca las noticias contadas desde distintos medios con ideologías contrapuestas. Y, aunque la formación de una propia opinión rica requiere investigación y asimilación, los medios en las redes son un comienzo de este proceso. 

video

video
 

miércoles, 16 de marzo de 2011

Sientes que de repente el calor te ha subido desde los pies ¿Cuándo he pedido viajar al centro de la Tierra? ¿Cómo es posible que el resto de la gente no sienta este cambio de calor repentino? Seguro que el sol calienta menos que mi cara en este momento. Y eso por no hablar de la luz roja que seguro que desprendo. Pareces un Gusiluz, me diría mi hermano y yo le respondería con una mueca. Pensar en esto no me hace sentirme mejor. Sé que esto es algo normal, que le puede pasar a todo el mundo. Claramente mi boca se ha declarado independiente y ha cortado toda relación con mi cerebro. No encuentro otra razón por la cual pueda decir cosas tan absurdas. Se lo merece, por intentar ir en contra de mis pensamientos. Ni siquiera se le entiende lo que dice. Pero sigue siendo mi boca, y por eso me da vergüenza. ¡Reacciona cerebro, reacciona! Nada. Y el micrófono sigue abierto.

- Eh, uh, el IPC ha conseguido, eh, subir, eh, uh, el IPC.

Seguro que esto lo han sentido estos periodistas:




Todo claro ¿verdad?  




video


martes, 15 de marzo de 2011

Sólo les separa la N en el teclado del ordenador, pero confundir una B con una M puede traer graves consecuencias porque ya no es sólo decir BODA en vez de MODA...



Esta noticia es de mayo de 2010, pero viene a mostrar un error garrafal y sus consecuencias. Pobre agente de bolsa que, presumiblemente de forma inconsciente, deslizó su dedo a la tecla equivocada escribiendo BILLONES en vez de MILLONES. Y el mundo se volvió loco a su alrededor. En unos minutos La Bolsa se desmoronó.

Esto me hace pensar en lo frágil que es el sistema en el que nos asentamos. Espeluznante. Y un error en los medios puede ser igual de peligroso porque, aunque no nos guste admitirlo, estamos muy influenciados por ellos. Sobretodo, por la simple razón de que los medios son nuestra ventana al mundo. Ellos nos muestran lo que ocurre en otras partes del globo que, de otra forma, no conoceríamos. A diferencia de lo que muchos creen, Internet, en vez de competir con los medios tradicionales, los complimentan.

Aquí van algunos errores que, al menos, no han hecho perder dinero a nadie como el del operario de la B y la M. 

No se referirá a la PELVIS ¿verdad?


video
 




Un error típico de los medios es la traducción de la palabra BILLION.
Cuando en castellano hablamos de un BILLÓN nos referimos  un millón de millones (1.000.000.000.000). Sin embargo, en inglés con un BILLION hablan de mil millones (1.000.000.000) Hay una ligera diferencia. Lo correcto sería traducir "one billion" por un MILLARDO (o mil millones), aunque suene raro. 
Estoy estudiando periodismo pero seguramente acabe trabajando de cualquier cosa excepto como periodista. ¿Por qué? Porque cualquiera es periodista. Hasta la RAE recoge en su vigésimo segunda edición que es periodista toda “persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión” sin precisar la necesidad del estudio del mismo. Cuando decidí estudiar esta bella carrera mis amigos me preguntaban a quien me quería parecer si a Sara Carbonero o a María Patiño. Muestra bien la realidad, ¿verdad? Cualquiera que salga en la televisión o hable por la radio es periodista.

Cada vez el periodismo está peor apreciado. Por ello, el futuro de la profesión es bastante confuso. Aunque nunca llegará a desaparecer, pues el ser humano tiene una innegable curiosidad innata por lo que pasa a su alrededor, su campo de acción cambiará de situación. En el presente, no sólo los medios transmiten las informaciones, la población puede acercarse a la actualidad de otras formas con redes sociales como Twitter.

Sin embargo, los periodistas siguen siendo imprescindibles. La aparición de Wikileaks ha reforzado la idea de que necesitamos de la labor de los medios. La web de Julian Assange es una fuente a disposición de cualquiera con conexión a Internet. Sin embargo, toda esta información no habría llamado la atención sino hubiera sido por los medios que la difundieron haciéndola llegar a todo el público. Todos los datos destapados por Wikileaks parecen ser de bastante importancia por lo que si no son tratados por profesionales pueden ser alterados, aunque aún siendo profesionales pueden acabar manipulados. ¿De ahí la importancia del estudio del periodismo?

Supuestamente, los graduados en periodismo están más preparados para ejercer la profesión. Sin embargo, ellos no son tampoco, ni de lejos, perfectos. Y a veces es más divertido escuchar sus errores que sus trabajos. Eso no dice mucho de la profesión. En este blog encontrarás meteduras de pata en los medios. Porque incluso los monos se caen de los árboles (proverbio japonés).




http://www.youtube.com/watch?v=dHIX586tPkc  
Todo el mundo sabe que es lo mismo una muralla que una barrera y el Hércules que el Recre y el Burgos. 



 

¿Quién sabe mejor cuantos años tiene, el periodista o el propio protagonista? Ni la amiga Wikipedia lo sabe. http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Herralde



 
video

 Ese día hubo más agraciados que nunca. Parece ser que tocaron dos números de la ONCE.