El hombre es una errata pensante” (Machado de Assis)

martes, 15 de marzo de 2011

Estoy estudiando periodismo pero seguramente acabe trabajando de cualquier cosa excepto como periodista. ¿Por qué? Porque cualquiera es periodista. Hasta la RAE recoge en su vigésimo segunda edición que es periodista toda “persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión” sin precisar la necesidad del estudio del mismo. Cuando decidí estudiar esta bella carrera mis amigos me preguntaban a quien me quería parecer si a Sara Carbonero o a María Patiño. Muestra bien la realidad, ¿verdad? Cualquiera que salga en la televisión o hable por la radio es periodista.

Cada vez el periodismo está peor apreciado. Por ello, el futuro de la profesión es bastante confuso. Aunque nunca llegará a desaparecer, pues el ser humano tiene una innegable curiosidad innata por lo que pasa a su alrededor, su campo de acción cambiará de situación. En el presente, no sólo los medios transmiten las informaciones, la población puede acercarse a la actualidad de otras formas con redes sociales como Twitter.

Sin embargo, los periodistas siguen siendo imprescindibles. La aparición de Wikileaks ha reforzado la idea de que necesitamos de la labor de los medios. La web de Julian Assange es una fuente a disposición de cualquiera con conexión a Internet. Sin embargo, toda esta información no habría llamado la atención sino hubiera sido por los medios que la difundieron haciéndola llegar a todo el público. Todos los datos destapados por Wikileaks parecen ser de bastante importancia por lo que si no son tratados por profesionales pueden ser alterados, aunque aún siendo profesionales pueden acabar manipulados. ¿De ahí la importancia del estudio del periodismo?

Supuestamente, los graduados en periodismo están más preparados para ejercer la profesión. Sin embargo, ellos no son tampoco, ni de lejos, perfectos. Y a veces es más divertido escuchar sus errores que sus trabajos. Eso no dice mucho de la profesión. En este blog encontrarás meteduras de pata en los medios. Porque incluso los monos se caen de los árboles (proverbio japonés).




http://www.youtube.com/watch?v=dHIX586tPkc  
Todo el mundo sabe que es lo mismo una muralla que una barrera y el Hércules que el Recre y el Burgos. 



 

¿Quién sabe mejor cuantos años tiene, el periodista o el propio protagonista? Ni la amiga Wikipedia lo sabe. http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Herralde



 
video

 Ese día hubo más agraciados que nunca. Parece ser que tocaron dos números de la ONCE.

7 comentarios:

  1. Si bien cualquier persona puede ser periodista, como has anticipado, ser Periodista, y fíjate que lo pongo con mayúsculas, es cuestión de dos cosas básicas como son: raza y vocación.
    Ser Periodista es como la policía, o los bomberos, o los médicos, etc, como no lo tengas en la sangre, vas mal.
    Esto es vocacional, es decir, antes de que tu lo sepas, ya eres periodista. Como cuando en el colegio informabas a tus compañeros de la última película que habías visto, y además lo rematabas con los cines en los que se ve veía mejor, cuanto valían las entradas...
    Cualquiera que escriba en un periódico, delante de un micrófono o una cámara, NO es periodista.
    Hay que serlo desde dentro de uno mismo y no desde dentro de la cartera.
    ¿Me he explicado?
    En lo que si te voy a dar la razón es que periodistas de pacotilla, últimamente, los hay a puñaos.

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión Maria para denunciar ante todo el mundo la necesidad de la labor "real y vital" del Periodista: la función social. Como estudiante de periodismo que eres sabrás que el periodismo nace como la función social de informar para cubrir ese derecho del ciudadano. Por tanto el periodista asume la obligación de informar y no es baladí...Como sabrás la información es poder....Claro que con los tiempos que corren ahora casi es imposible "poder" estar bien informado....¿el motivo? la empresa periodistica... el interés económico y el poder empresarial han arrasado con la esencia del periodista y del periodismo....Todos los medios de comunicación están politizados y todos los medios están condicionados por la publicidad que les da de comer...Ser "imparcial", objetivo, no manipular y no anteponer la rentabilidad empresarial: es imposible en el sector... Prepárate bien Maria para no desilusionarte con el mundo periodístico que te espera...Es triste pero si trabajas en los medios y lo haces por vocación, podrás seguir haciendo tus pequeñas "revoluciones" dentro de este gran sistema podrido por el dinero...

    Un saludo de una compañera del gremio encantada, a pesar de todo, de trabajar en los medios

    ResponderEliminar
  3. Que tal María. Acabo de ver, a través de un amigo tu blog y te deseo mucho ánimo, en esto de la profesión periodística.
    A mi entender, sólo la inquietud de crear este blog y con los post que pones, podría decirse que ya eres periodista.
    Cada uno tiene su opinión, pero para mí ser Periodista (en mayúscula, como dice Juan Antonio), es simplemente tener el coraje y la raza para buscar la Verdad y contarla. Es más que una profesión y una vocación una obsesión. Conocer la Verdad de las cosas, las personas, el porqué suceden y luego tener la necesidad vital de contarlo...
    Bienvenida a este barco del periodismo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El GRAN problema es que estos periodistas según la RAE, entienden que es su vocación comunicar y no se preparan lo suficiente para ello (si es que se preparan)Y como ellos son los que aparecen en los medios a todas horas es normal que se generalicé la idea entre la audiencia, de que todos somos así (sí, me estoy incluyendo ya como periodista). Ese es el gran lastre de la profesión.
    Aún así, no se me quitan las ganas de ir cada día a clase.



    PD: Se agradecen MUCHO los comentarios.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Querida María:
    Me ha encantado tu blog, repleto de todos los errores que se cometen en el periodismo, y que porque no decirlo, a mí me han hecho pasar más de un buen rato en multitud de ocasiones. Yo a estos errores les doy la importancia que tienen que tener. Muchos provienen de la poca preparación, lamentable por otra parte, de los que elaboran las informaciones y muchas más sin duda provienen de un incesante y agotador jefe que tenemos todos los que nos dedicamos a esto: El tiempo.
    El tiempo se ha convertido ahora más que nunca en uno de los indicadores más importantes del triunfo, en el periodismo hay prisa y la diferencia entre ser el primero o ser el segundo, es que ser el segundo es ser el primero de los últimos.
    El periodismo ofrece lo que la sociedad demanda. Y la sociedad demanda una información mucho menos reflexiva, menos concienzuda pero también mucho más viva, actual y dinámica.
    Esto tiene cosas buenas y cosas malas y sería muy fácil decir que lo que pasa ahora es una vergüenza y que cualquier tiempo pasado fue mejor. Esto los suelen decir los más mayores jeje…
    Ahora hay más canales que nunca, por tanto más capacidad de elección y no me creo eso de que en todos los canales ponen lo mismo porque no es cierto. Lo que ocurre es que funciona lo que siempre ha funcionado desde el principio de los tiempos, el sexo y la violencia. Yo siempre pongo el mismo ejemplo. Si tú vas por la calle y hay una pelea, sientes una curiosidad tremenda por saber lo que pasa, no te paras a ver como un abuelo está dando de comer a las palomas. Si vas por la calle y una pareja está haciendo algo que debería estar haciendo en su casa, llama tu atención, no te fijas en como una señora acaba de comprar el cupón de la ONCE.
    Evidentemente, el periodismo debe tender a una producción más creativa y arriesgada y por tanto de más calidad -si alguien tiene claro lo que eso- pero esto no se puede hacer ante una sociedad adormecida que no va a responder a tus impulsos innovadores. Las empresas de comunicación no son ONGs y deben responder ante sus dueños y pagar sus facturas. En definitiva, no debemos cargar todas las tintas, y nunca mejor dicho, a las empresas dedicadas a la información. Creo que todo esto necesita una reflexión más profunda que necesita de mucho tiempo, quizás de años, y como te dije antes el tiempo es lo que más escasea.
    Pero te aseguro que no todo está perdido. Hemos pasado de tener un receptor de nuestros mensajes totalmente inerte a tener a un activo interlocutor que nos enriquece y en muchas ocasiones nos baja de las nubes. Ahora, sin crisis de por medio, tienes un abanico inmenso de oportunidades laborales que pueden colmar tus expectativas y llenarte por completo. No solo hay Patiños o Carboneros y quien te haya dicho eso seguramente te lo haya dicho porque, en alguna ocasión, ella ha querido ser una Patiño o una Carbonero, dejando claro que para mí entre ellas dos hay una gran diferencia…

    Tienes que tener muy claro lo que quieres hacer, visualizar tu día a día en tu trabajo ideal y luchar por acercarte a ese paraíso. Ya te digo que el camino es duro, injusto, desleal y en ocasiones desilusionante, pero para eso está tu fortaleza, tu lucha justa y solidaria, tu lealtad y sobre todo la ilusión por un trabajo que nace de la piel. Estoy empezando a caminar en este mundo del periodismo y te aseguro que aunque me queda mucho por aprender y mucho por sufrir, lo que estoy viviendo se va acercando cada vez más al trabajo con el que soñaba cuando me acerqué a la secretaría de la facultad y dije: Hola quiero ser periodista.
    Tú y solo tú eres consciente de hasta donde puedes llegar, e intentarlo, solo intentarlo, puede ser una experiencia maravillosa.

    Muchos besos y mucha fuerza, compañera…

    ResponderEliminar
  7. Vende el morbo, está claro, está en conciencia del periodista (o de los directores de los medios, que son, después de todo, los que mandan) querer luchar contra la voluntad general de la frivolidad. Pero que se prepare el periodista que se decida porque posiblemente no consiga grandes resultados.
    Por cierto, muchísimas gracias por este gran comentario (grande tanto en calidad como tamaño)

    ResponderEliminar