El hombre es una errata pensante” (Machado de Assis)

domingo, 20 de marzo de 2011

La ética periodística es algo olvidado por algunos profesionales de la comunicación. Está claro que desde arriba lo que quieren es vender periódicos o ganar más dinero con la publicidad. Y eso es lo que van a exigir a los trabajadores. Por una parte, el que escribe la noticia no olvida lo que le enseñaron en la abarrotada clase de la universidad: “ajústate a los criterios de veracidad y relevancia”. Pero por otro lado, su teléfono no para de sonar con el director de su empresa recordándole lo mal parados que han quedado en el último EGM.

El sensacionalismo ha invadido las noticias. Si se puede dar un titular de un modo que llame más la atención del receptor ¿por qué no hacerlo? Sin embargo, la línea entre un titular atractivo y otro que está inventado es muy fina. Pero un periodista serio debe poder distinguir cuando el principal objetivo es conseguir dinero y cuando transmitir una información. Queda en nuestras manos. 




video 

 La salamandra NO es un REPTIL sino un anfibio

3 comentarios:

  1. Me he sentido muy identificada con el corte que has buscado en el que la presentadora de los boletines cree que el micrófono está cerrado y hace comentarios sobre los aviones. ¡ Qué malas pasadas nos juegan los micrófonos! Me alegra mucho que alguien revise estas cosas porque despiertan en nosotros una sonrisa, sabiendo que un día es tu compañero y al día siguiente puedes ser tú. Ánimo, María, haces un blog interesantísimo. Yo lo visito todos los días, aunque no tengo mucho tiempo de ponerte muchos comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Los objetivos del profesional y de la empresa pueden ser diferentes pero no divergentes, o van de la mano o no van. Rentabilidad y verdad, la una sin la otra, mal negocio. Las responsabilidades financiera y ética han de ser parte de un todo consensuado. Buena bitácora, sigue así.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá siempre vinieran de la mano. El periodismo ganaría mucho en calidad.

    Gracias por vuestras opiniones. Os reto a leer mi próxima entrada para ver si os defrauda.

    ResponderEliminar