El hombre es una errata pensante” (Machado de Assis)

sábado, 19 de marzo de 2011

La función de los corresponsales en otros países es ahora más importante que nunca. En España queremos saber lo que ocurre en la revuelta de Libia al segundo, en Estados Unidos quieren saber con menos de 5 minutos de diferencia qué sucede en las centrales nucleares japonesas. Y la forma más fiable de saberlo es en persona. Mandando a un corresponsal al lugar de los hechos, los medios se aseguran tener una experiencia en primera persona de los sucesos.

Especialmente en las revueltas de los países árabes o en diversos conflictos en China, los corresponsales tienen una figura imprescindible. Los gobiernos de los países que carecen de democracia no quieren dejar salir las noticias sobre su deplorable conducta nada de acuerdo con las libertades. Sin embargo, los corresponsales intentarán difundir lo que realmente sucede para que desde la distancia juzguemos la situación. A pesar de ello, muchas veces son acallados en nombre de la justicia. Nada de lo que se diga se acerca a lo que sufren y los peligros que corren los corresponsales que hacen su trabajo en sitios con conflictos. Las jornadas son muy duras no sólo por las dificultades que el terreno entraña sino también porque trabajan las 24 horas del día. Un duro trabajo que, por otra parte, no rechazaría. 

Benjamin Frankiln, no fue presidente por mucho que diga El País http://es.wikipedia.org/wiki/Benjamin_Franklin
video
 

2 comentarios:

  1. Cuando un periodista es el héroe, es porque algo por el mundo no va bien. Un corresponsal de guerra se juega el cuello cada segundo que pasa en Libia o Irak, pero sigue allí. No tiene respaldo empresarial en la mayor parte de las veces, pero sigue allí. No puede tener familia ni amigos, pero sigue allí.
    Y un corresponsal, la mayoría de las veces es una Ong andante, algo que ellos nunca reconoceran, pero los que los seguimos lo sabemos.

    ResponderEliminar
  2. Esperemos que todos los corresponsales no se cansen de hacer su trabajo porque sino vamos a empezar a creer que el mundo es de color de rosa, como esos "presidentes" nos quieren hacer creer.

    ResponderEliminar